Tu bebé ha nacido o está a punto de nacer, pero no sabes cómo va reaccionar tu perro cuando entre en casa el nuevo miembro de la familia . ¿Se llevan bien perros y recién nacidos?

Es una cuestión que se plantean muchos padres cuando aún no han pasado por la experiencia de convivir con su perro y su bebé en la misma casa. “¿Se pondrá celoso cuando vea llegar al peque?” “¿Hay riesgo de que le haga daño por muy buen perro que sea?”. 

¡Tranquilidad! Si lees este artículo, verás que bebés y perros pueden llevarse estupendamente.

Qué tal se llevan bebés y perros

Para comenzar, recordemos que, en general, a los bebés les viene muy bien interactuar con animales, especialmente con los perros

El contacto de un bebé con un perro mediante juegos, caricias, etc -siempre bajo la supervisión un adulto-, le beneficia tanto en el conocimiento de su propio cuerpo como en su desarrollo emocional y cognitivo. 

Precauciones con perros y recién nacidos

Por otro lado, ten en cuenta que un perro es un animal inteligente e intuitivo. Normalmente, ve a la familia como su manada y su instinto protector hace que tiendan a cuidar de los más pequeños, ya que los perciben como los miembros más frágiles del grupo.

De hecho, si sueles usar Instagram, habrás visto un montón de vídeos entrañables donde algún perro se muestra en actitud cariñosa con un bebé, tirando de una manta para taparlo o velando su sueño mientras el peque duerme. 😍

Cómo preparar a tu perro para la llegada del nuevo bebé

Lo aconsejable para que tu perro tome con naturalidad la llegada de tu bebé es ir preparando el terreno un tiempo antes de la fecha del parto.

¿Qué puedes hacer? 

Empieza por el lugar en el que va dormir tu peque. Si va a ser en su propia habitación, puedes ir dejando en ella los juguetes del perro o algún premio, a fin de que él los busque ahí y se familiarice con ese lugar. De esta forma, cuando el bebé ya esté en la habitación, el perro entrará en ella en estado de calma y no con el nerviosismo que les provoca cualquier novedad.

De igual manera, es buena idea que tu perro vaya reconociendo las cosas del futuro de bebé. Así que puedes probar a sacarlo a pasear junto al carrito vacío, dejar que se acerque a su cuna o que olisquee su ropita.

Y, por supuesto, antes de que el bebé entre en casa, asegúrate de que el perro está al día de todas sus vacunas y perfectamente desparasitado.

Precauciones que hay que tomar cuando conviven perros y recién nacidos

Encuentro entre perros y recién nacidos

 

Aunque, como hemos comentado al principio, bebés y perros suelen interactuar en armonía y se llevan muy bien, debes tomar ciertas precauciones durante su convivencia: 

  • Cuida la higiene del perro. Cepíllalo todos los días, báñalo cada mes y límpiale las patas cuando venga de la calle.
  • Programa el momento en que tu bebé y el perro se van a ver por primera vez como una presentación oficial.
  • Observa la actitud del perro los primeros días y vigila también que tu recién nacido no tenga ninguna reacción alérgica.
  • Integra al perro en las rutinas del cuidado del bebé, hablándole y dejándole que esté cerca para que no se sienta excluido de la familia.
  • Supervisa los momentos en que el perro y el bebé estén juntos, sobre todo cuando este ya tenga edad de gatear y de tener gestos con la mascota que le podrían molestar, como tirarle de las orejas o del rabo.
  • No riñas al perro delante de tu bebé, ya que el animal podría asociar el castigo a la presencia del/la peque y esto le provocaría rechazo.
  • Si tu perro estaba acostumbrado a dormir en tu habitación contigo y quieres hacer colecho con tu bebé, no eches al perro del cuarto. Puedes colocar la cuna del bebé en un lado de tu cama, y el perro al otro lado, idealmente usando una cama elevada para perros que permita el colecho.

Cuna colecho de mascotas para integrar perros y recién nacidos

En definitiva, perros y recién nacidos pueden tener una buena relación y convivir pacíficamente desde el principio, siempre y cuando el animal sienta que sigue siendo uno más de la familia y tengamos cuidado tanto con su higiene como con su forma de interactuar con el bebé.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Hablamos?