Aunque la marcha diaria con nuestros hijos  no suele dar lugar a mucho aburrimiento, en cuanto se juntan más de dos días festivos – como en Navidades, en Semana Santa o en verano-, enseguida hay que pensar qué hacer para que los niños estén distraídos y, por tanto, tranquilos. 

Vamos a darte unas cuantas ideas de actividades y juegos para realizar en casa con tu bebé, que además de entretenerle, ayudarán a estimular su desarrollo físico y mental.

1. Explorar la casa (bajo vigilancia)

Bebé explora la casa

Puede sonar muy simple, pero para un bebé, su propio dormitorio y el resto de la casa es todo un mundo por explorar.

Incluso si aún no anda, puedes ir animándole a recorrer las diferentes zonas del hogar gateando o con la ayuda de un andador para bebés mientras le vigilas para que no coja nada que le pueda hacer daño. Es una buena forma de divertirse y de desarrollar su motricidad, además de descubrir un montón de cosas por sí mismo.

Para niños que ya andan seguros, esta misma actividad la pueden realizar con un correpasillos para bebés. Algunos modelos están diseñados para que también puedas usarlos fuera de casa.

¡Cuidado con las carrerillas!

2. Un poco de gimnasia con tu bebé

Gimnasia para bebés

Los bebés también necesitan hacer ejercicio, tanto para desarrollar sus habilidades motrices y sensitivas como para fortalecer su musculatura.

Existen en el mercado gimnasios y mantas de actividades para bebés que vienen equipadas con diversos accesorios colgantes (muñecos, sonajeros, etc), que les incitan a mover sus brazos y piernas, haciendo que establezcan una relación entre acción y reacción.

Si no dispones de uno de estos gimnasios para bebés, no hay problema. Hay muchas formas ayudar a tu peque a hacer ejercicio, como, por ejemplo, dejarle a la vista objetos que le llamen la atención para animarle a que los alcance. También puedes practicar gimnasia para bebés, tumbándole boca arriba, cogiéndole las piernas, acercándoselas al vientre y volviéndoselas a estirar. Esto, además, previene los cólicos.

Y, si quieres aprovechar para ponerte tú en forma, coge a tu bebé en brazos y realiza ejercicios como los del siguiente vídeo:

3. Música para bebés y baile con los papis

Música para bebés y baile

¿Qué actividad para bebés en casa puede haber más divertida que bailar todos juntos las canciones que a ellos les gustan?

Está demostrado que los bebés perciben la música desde antes de nacer y también les encanta cuando son más mayores. 

Son muy populares los  juguetes musicales para bebés con los que empiezan a aprender sus primeras melodías y bailar siguiendo el ritmo. Si no, en plataformas como YouTube o Spotify puedes encontrar muchas playlists con canciones para niños especialmente seleccionadas que se convertirán en la mejor banda sonora para vuestros juegos y momentos de diversión.

Sobre todo, dan mucho juego las canciones con letras sobre animales, ya que invitan a imitar sus movimientos y sus sonidos.

Como recomendación, ¡el Pollito Pío no falla!

4. Hacer un puzzle simple

Puzzle como actividad para bebés

Además de ser muy entretenidos, los puzzles y los rompecabezas desarrollan la vista, el tacto, la coordinación y la capacidad de concentración

Existen puzzles para todas las edades, desde puzzles de grandes piezas o de cubos para los recién nacidos, hasta puzzles educativos con los que los más mayores aprenden la hora o los nombres de las cosas. Enseñándole cómo resolverlos, se pasarán las horas y ni te darás cuenta.

5. Dibujo y pintura libre

Pintar como actividad con bebés

Esta actividad con bebés es un clásico y les encanta cuando ya tienen edad para, como mínimo, estampar en un papel su mano pintada con colorante alimentario.

Y es que dibujar o pintar es una apuesta segura para un rato de entretenimiento con los más pequeños de la casa. 

A partir de los 18 meses, los niños ya pueden empezar a garabatear, así que dale unos crayones o unas ceras,  ponle delante unos folios en blanco -o un trozo de mantel de papel- y deja que se despierten sus dotes artísticas.

También puedes enseñarle los típicos juegos de dibujo, como contornear su propia mano dedo por dedo o hacer una cara juntando un 6 y un 4.

6. ¿De qué nos disfrazamos?

Disfrazarse como actividad con bebés

No hace falta que sea Carnaval ni comprar disfraces para jugar a vestirse de cualquier personaje o cosa.

A los niños les encanta imitar y estimula mucho su imaginación el reto de hacerse, por ejemplo, una capa con una toalla o un sombrero con una maceta de plástico. ¡Y no digamos ya si les das algo de maquillaje para que se pinten la cara!

Y más divertida será aún esta actividad con bebés y niños si los padres os disfrazáis también. Después solo hay que inventar algún juego para los personajes que habéis creado y sorprender al peque con tu mejor interpretación.

7. Juegos en la bañera

bañar al bebé es divertido

¡Convierte la hora del baño del bebé en el mejor momento del día! 

Prueba a hacer espuma con un gel de baño para bebé que no irrite los ojos y deja que tu peque se divierta con su tacto suave y sus diminutas burbujas. 

También puedes darle juguetes para la bañera, como los clásicos patitos de goma a cascadas, barquitos, cascadas o peces. 

Esta actividad será mucho más segura si empleas una bañera para bebés con hamaca antideslizante incorporada.

8. Cuentacuentos

Contar cuentos al bebé

Los cuentos se pueden contar de muchas maneras, pero si los acompañas con un poco de representación, tu peque se meterá de lleno en la historia y conectará con las emociones que le quieras transmitir.

Así pues, contar cuentos es una oportunidad no solo de entretener a tu bebé, sino también de estimular su inteligencia emocional.

Los tres cerditos, Pinocho o Ricitos de oro son cuentos de toda la vida que se pueden representar con mucha facilidad sin necesidad de poseer grandes dotes dramáticas.

Por otro lado, si tu bebé tiene en torno a los 15 meses, puedes aprovechar para contarle cuentos para dejar el pañal por sí solo.

9. Juegos con la tabla de equilibrio Montessori

tabla equilibrio montessori para actividades bebés

Las múltiples actividades con bebés que se pueden hacer con tabla de equilibrio Montessori, merecen un enunciado aparte.

También conocida como tabla curva, tabla Waldorf o tabla Pickler, este sencillo juguete es apto tanto para bebés como para niños mayores y hasta para adultos, ya que aguanta 100 kilos de peso. De hecho, tú también puedes probar a subirte con tu hijo/a.

Entre los usos que tu peque irá descubriendo por sí mismo/a, están el balancín, el puente, el tobogán, la hamaca o la cuna para muñecos.

Y lo mejor son los beneficios que aporta el jugar con la tabla curva Montessori: fortalece las piernas y los principales músculos del cuerpo, mejora la coordinación, favorece el equilibrio, desarrolla los sentidos, ayuda a integrar el movimiento y el habla, y fomenta la imaginación y la creatividad.

10. ¿Por qué no un masaje?

masaje para bebés

Los masajes son excelentes para estimular el sentido del tacto e hidratar a los bebés. Además, a ellos les encanta y les ayuda a dormir mejor y a aliviar los cólicos, el estreñimiento o los gases.

Para realizar un masaje a tu bebé, solo necesitas un aceite de masajes para bebé, una superficie llana y no muy dura – por ejemplo, el cambiador- y quizás algo de música relajante y una luz tenue. 

Extiende el aceite con suaves movimientos por todo su cuerpecito para compartir un momento muy especial con tu pequeño. Masajea su vientre con movimientos circulares y luego recorre sus bracitos y sus piernas de arriba a abajo. ¡Notarás en su rostro lo que le gusta!

Con estas diez actividades para bebés que te acabamos de proponer, seguro que no va a haber un momento de aburrimiento en la familia las próximas vacaciones. Y el resto del tiempo, a dormir toca. 😴

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Hablamos?